Buscan el avión desaparecido en aeródromos abandonados por si ha sido secuestrado

Desde las montañas de Asia céntrico hasta las profundidades del mar Indico, a 10.000 kilómetros de alejamiento, continúa la búsqueda del vuelo desaparecido de las aerolíneas de Malasia que cubría el recorrido entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 gente a bordo. Barajándose la teoría de un rapto porque el avión cortó sus transmisiones de manera intencionada y cambió su dirección durante varias horas, la batida se ha extendido a 26 países tan distintos y distantes como Kazajstán, Pakistán, Birmania y Australia.

A tenor de su última localización, detectada por un satélite gracias a las señales que el instrumento enviaba automáticamente, el vuelo MH 370 habría continuo un galería aéreo al norte de Tailandia que comunica con el océano Caspio u otro al sur que se adentra en el mar Indico. Los expertos consideran que esta segunda itinerario es más probable porque algún radar lo habría detectado en su recorrido hacia Asia céntrico.

Pero el cíclico «New Straits Times», al que se le suponen buenas fuentes porque está controlado por el Gobierno malasio, publicaba ayer que el avión voló por bajo de los 5.000 pies (1.524 metros) para evitar el radar. Una táctica de «encubrimiento» afín a la de los cazas de combate en operaciones militares, pero muy peligrosa para un instrumento tan vasto y farragoso como el Boeing 777-200ER de Malaysia Airlines, que también le habría acto consumir más carburante que si navegara a mayor altitud. Citando a técnicos de la investigación, el mencionado cotidiano informaba además de que el avión se habría aprovechado de las concurridas rutas aéreas de la cala de Bengala para pasar desapercibido ante los radares, que lo habrían visto como un vuelo más de una fila comercial. De acto, ni Indonesia, ni Birmania (Myanmar), ni Tailandia, ni la India ni Pakistán, que estaban en su supuesta trayectoria, lo detectaron en sus pantallas. En Asia céntrico, tampoco tuvieron señal del mismo ni Kazajstán ni Kirguizistán, y hasta los talibanes afganos aseguraron que no tenían nada que ver con su desaparición.

Con dos aviones de custodia P-3C, Australia se encarga de peinar el mar Indico, que tiene una profundidad media de cuatro kilómetros y está poco cubierto por los radares. Para ayudar en la batida, Estados Unidos enviaba a Perth, al oeste de Australia, su más avanzado avión de custodia marítima, el P-8A Poseidón.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes