¿Cómo reacciona el cerebro cuando se cae la taza del café?

Habitualmente no somos conscientes de cómo el cerebro lleva a cuerda acciones tan aparentemente simples como alargar el brazo para alcanzar la taza de café que está sobre la mesa. O para lograr otros movimientos que requieren algo más de espontaneidad y aptitud, como atrapar al vuelo algo que nos lanzan o evitar que caiga al suelo la taza de café que pretendíamos coger.

En el primer caso, cuando nuestros brazos se mueven para llevar a cuerda una acto planeada, las neuronas están en situación de preparados, a la espera del pistoletazo de partida. Algo similitud a lo que ocurre, unos minutos antes del entrada de una carrera de rapidez, cuando los atletas están agachados en situación de listos antes de oír la marca para empezar a correr. Las neuronas en este caso están listas para coger la tazar con la mayor precisión dable.

Sin decomiso, si ese día estamos torpes y la taza está a calceta de caer al suelo, tenemos que poner a experimento nuestros reflejos y el cerebro ha de reaccionar inmediatamente, sin período para planear tanto los movimientos. La noción sería atrápalo como puedas.

Observaciones como estas, tan aparentemente banales, suponen un gran desafío para neurocientíficos como Krishna Shenoy, maestro de ingeniería eléctrica, bioingeniería y neurobiología de la prestigiosa Universidad de Standford. Shenoy y su categoría quieren entender mejor cómo el cerebro controla los movimientos para diseñar sistemas artificiales que ayuden a las gente con movilidad reducida. El objetivo: diseñar prótesis controladas con el cerebro que permiten a las gente con algún miembro detenido recuperar su cometido motora.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes