El Ejército del viento, preparado a seguir en Afganistán desde 2015

MADRID, 3 Dic. -

El jefe del Estado Mayor del viento (JEMA), corriente Javier García Arnaiz, ha asegurado este martes que el Ejército del viento está “dispuesto” a seguir operando en Afganistán a partir de 2015, una vez finalice la contemporáneo cometido de la OTAN en aquel nación.

García Arnaiz se ha mostrado previsor sobre el porvenir de la cometido en el nación afgano, ya que ha recordado que “todavía está por decidir”, por lo que ha añadido después que el Ejército del viento participará en lo que decida el Gobierno.

“Dispuestos estamos, si hace falta”, ha señalado el corriente en declaraciones a los medios de declaración tras el acción de homenaje a los efectivos que han formado fragmento del destacamento que ha estado desplegado en la base de Qala-i-Naw, en la provincia afgana de Badghis.

Tras el repliegue de esta área, el Ejército del viento continuará en 2014 en su cometido en la provincia de Herat, en el noroeste del nación, gestionando el aeropuerto civil y militar. Las tropas españolas además se encargan del hospital ‘Role 2′ de la base, que atiende a centenares de gente, civiles y militares, cada año.

APOYO A LAS UNIDADES TERRESTRES La base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, ha sido escenario este martes del acción que el Ejército del viento ha organizado para homenajear a los militares que ya han vuelto de Afganistán, habiendo finalizado la cometido en Badghis después de ocho años.

Esta cometido comenzó en el año 2005, cuando las Fuerzas Armadas se hicieron cargo del conjunto de Reconstrucción Provincial (PRT, por sus siglas en inglés), participando en la progreso y trámite del aeropuerto de la base en la metrópoli de Qala-i-Naw, pero además apoyando las operaciones de las unidades terrestres en acciones de apoyo aéreo próximo y proporcionando información y servicio aeronáuticos para facilitar las operaciones de transporte aéreo.

En el acción de homenaje, el ulterior jefe del destacamento, teniente coronel Miguel Ivorra, ha afirmado que con la cometido en Badghis el Ejército del viento cierra “con éxito” otra época más de su historia, de la que se lleva “un sensible recuerdo” que le acompañará “siempre”.

Según ha explicado el teniente coronel, por el aeródromo de la base de Qala-i-Naw han pasado 43.326 vuelos que han transportado más de 93.000 pasajeros y en torno a 8.800 toneladas de carga a lo largo de ocho años, en los que el Ejército del viento además ha protagonizado 25 enfrentamientos con la insurgencia afgana.

IMPORTANTE LEGADO EN AFGANISTÁN Para el jefe del Estado Mayor del viento, España se ha marchado de Badghis dejando “una fundamental herencia” tras una cometido “muy bien cumplida”, por lo que ha dado la felicitación a la imagen de los militares que han participado en ella y que han estado presentes en el acción de Torrejón.

En su opinión, la presencia de las Fuerzas Armadas ha contribuido al crecimiento de un nación que antes estaba “anclado en el pasado”, todo ello viviendo “situaciones de riesgo” y en unas “duras condiciones de vida”.

Tras asegurar que la de Afganistán ha sido una “guerra diferente” a otras, el corriente García Arnaiz ha añadido que espera que la práctica adquirida no sea en vano y sirva al Ejército del viento de faz a misiones futuras.

HELICÓPTEROS PARA EVACUACIÓN MÉDICA la Tropa del viento además ha estado regalo en Afganistán a través del destacamento de Helicópteros del Ejército del viento de la Fuerza universal de Asistencia a la certeza (HELISAF), además en una cometido que ha durado más de ocho años y en la que se han efectuado casi 1.900 salidas y han rescatado a 1.030 pacientes, entre civiles y militares.

Desde su base en Herat, más de 800 hombres y mujeres del Ejército del viento y tres helicópteros ‘Súper Puma’ del Ala 48 han efectuado 5.900 horas de vuelo y su cometido ha sido la aero-evacuación médica en la territorio oeste del región afgano.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes