El inaudito hurto de un Boeing 727 del aeropuerto de Luanda

En nuestros d√≠as, el hurto de un coche es ta usual que hace tanto per√≠odo que ha descuidado de ente noticia. Sin decomiso, la sustracci√≥n de un avi√≥n parece tan complicada que resulta irrealizable que alguien con los conocimientos suficientes para pilotarlo pueda subirse a una aeronave estacionada en un aeropuerto, la haga rodar por la pista y, desoyendo todas las advertencias de la torre de control, ascenso con ella hacia un paraje extra√Īo.

Aunque parezca una historia inveros√≠mil y digna de una cinta de acto hollywoodiense, precisamente eso fue lo que ocurri√≥ con un Boeing 727 el 25 de mayo de 2003 en el aeropuerto Quatro de Fevererio de Luanda. Tal y como recuerda un cr√≥nica publicado en el blog ¬ęCompendium Magazine¬Ľ, el instrumento, con matr√≠cula N844AA, hab√≠a sido estrenado en 1975 por American Airlines, aunque en aquel instante su due√Īo era Aerospace Sales & Leasing.

Un a√Īo antes del misterioso hurto, esa agencia hab√≠a llegado a un acuerdo para transformar el instrumento en una g√©nero de avi√≥n cisterna para transportar carburante hasta las minas de diamantes del interno del naci√≥n y venderlo a un sociedad encabezado por Air Angola. Durante la variaci√≥n, las butacas fueron sustituidas por diez tanques que sumaban una cabida global de 19.000 litros.

Poco per√≠odo despu√©s de los primeros vuelos, los problemas econ√≥micos de los compradores y el impago de las tasas aeroportuarias motivaron que el avi√≥n fuera retenido en el aeropuerto de la capital angole√Īa, donde permaneci√≥ m√°s de un a√Īo detenido. A mediados de 2003, Aerospace Sales & Leasing decidi√≥ vender la aeronave a una agencia sudafricana. Antes de ello, era esencial realizar una concienzuda puesta a calceta para volver a obtener el consentimiento operativo que le permitiera volver a volar.

Comentarios

Los comentarios est√°n cerrados.

Entradas recientes