En los aviones del porvenir los pasajeros se sentir√°n en una isla tropical

Durante el boom de la aviaci√≥n comercial a finales de los a√Īos 40, subirse a un avi√≥n de la Pan-Am equival√≠a a adentrarse en un hotel de cinco estrellas y entregarse a una peripecia de comodidades y emociones fuertes. Aquel memoria ha sido borrado abruptamente con el advenimiento del concepto de ¬ębajo coste¬Ľ de RyanAir o la llamamiento ¬ęgeneraci√≥n Easy Jet¬Ľ. Mientras las antiguas compa√Ī√≠as de bandera intentan mantener sus atributos de categor√≠a y servicio orientando su negocio a captar al trotamundos ¬ębusiness¬Ľ, la democratizaci√≥n del cielo ha convertido aquel confort en suplicio -f√≠sico, sonoro, tecnol√≥gico y psicol√≥gico- a dimensi√≥n que los precios se abarataban para la clase turista. Pero, ahora, la industria cree que las tecnolog√≠as de realidad virtual pueden devolver fragmento del glamour perdido a la pr√°ctica de viajar en avi√≥n.

Un conjunto de especialistas de las universidades de Nottingham en imperio Unido, Weimar en Alemania y la Universitat de Barcelona ha maduro en Stuttgart un modelo de ¬ęcabina ampliada¬Ľ con proyecciones en tres dimensiones, pantallas planas y ruido en las paredes, asientos e incluso en el suelo del avi√≥n virtual. Esta realidad aumentada permite recrear la impresi√≥n de sobrevolar islas tropicales o para√≠sos urbanos en lo que llaman un ¬ęsuper-all√≠¬Ľ, o acercar la pr√°ctica de vuelo a la primera clase en un ¬ęsuper aqu√≠¬Ľ, con un asistente de vuelo (virtual) individualizado para cada trotamundos. Incluso, podr√≠a permitir comentar la pel√≠cula del servicio de a bordo con el holograma de un amigo sentado al costado, o que una proyecci√≥n de nosotros mismos lea un relato a los hijos antes de acostarse.

¬ęEn el escenario de un super aqu√≠, las caracter√≠sticas del viaje en avi√≥n son ampliadas para disfrutar de la pr√°ctica de volar, mientras que en el escenario de un super all√≠ podemos sacar al trotamundos del avi√≥n a un ambiente m√°s relajante¬Ľ, explicaba el doctor Matthias Bues, √ļnico de los l√≠deres del idea. Viajar en clase turista puede ente una odisea cuando no debiera ente m√°s que un mero desplazamiento. Descrito en el habla de los cient√≠ficos, la pr√°ctica queda as√≠ diseccionada. ¬ęLa compartimento es un desaf√≠o punta para el confort personal, psicol√≥gica, f√≠sica, social y ambientalmente. Cuando viajamos estamos confinados en un peque√Īo sitio por un per√≠odo concreto con la libertad de movimientos restringida y sometidos a luces brillantes, ruidos, olores y, encima, en proximidad de gente que podemos conocer o no, nos guste o no¬Ľ.

As√≠ lo describe Mirabelle Cruz, una de las expertas de la universidad de Nottingham. ¬ęCreemos que podemos hacer que las cabinas parezcan m√°s amplias y m√°s c√≥modas¬Ľ, afirma, en una pr√°ctica que sit√ļa a veinte a√Īos vista. El modelo ha se√Īalado ya algunos obst√°culos. Cualquier simulaci√≥n en tres dimensiones debe tener en abalorio los movimientos del avi√≥n, a menudo bruscos e impredecibles, para prevenir los mareos. tambi√©n, los l√≠mites f√≠sicos de los asientos y la presencia de otras gente a escasos cent√≠metros pueden adem√°s interferir en la pr√°ctica . Hasta que llegue este escenario de para√≠sos virtuales para todo el mundo, las compa√Ī√≠as a√©reas orientan sus esfuerzos a las cabinas de clase business, para atraer a los viajeros m√°s pudientes.

Comentarios

Los comentarios est√°n cerrados.

Entradas recientes