La tripulación tendrá la última vocablo sobre el empleo de móviles en los aviones

El BOE publicó el pasado jueves la normativa por la que las compañías aéreas españolas podrán permitir el empleo de dispositivos electrónicos durante el vuelo, incluso en las fases más críticas de la maniobra como son el aterrizaje y el ascenso. La determinación procede de una normativa europea publicada por la empresa Europea de certeza Aérea, según la cual las compañías aéreas deben evaluar cuáles de sus aviones pueden tolerar las interferencias provenientes de los dispositivos electrónicos.

Sin decomiso la regla tiene sus excepciones. El gremio Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) recuerda que el empleo de estos dispositivos debe quedar siempre debajo discreción del comandante del avión, que decidirá en última instancia si las condiciones del vuelo son compatibles con las interferencias que provienen de este tipo de aparatos electrónicos.

El gremio de pilotos asegura que «aprecia cualquier novedad que facilite y haga más cómodo el vuelo para los viajeros, siempre y cuando estas novedades no interfieran en manera alguno en la maniobra aérea». Desde Sepla aseguran que sería conveniente que para su utilización segura las compañías «aprobasen previamente el empleo de estos aparatos e informasen a sus tripulaciones a través de sus manuales de procedimientos».

Y mientras los pilotos recuerdan su derecho a decidir, las aerolíneas ya toman posiciones. Vueling ya presentó ayer iernes ante la empresa Estatal de certeza Aérea española (AESA) la credencial necesaria para la aplicación de la nueva normativa que permite el empleo de dispositivos electrónicos portátiles en todas las fases del vuelo (rodaje en pista, ascenso y aterrizaje) siempre y cuando los terminales no estén transmitiendo datos.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes