Malasia intenta localizar el avión perdido en un zona tan vasto como Castilla y León

Han pasado ya cinco días desde la desaparición del vuelo MH 370 de las aerolíneas de Malasia y lo uno que se sabe es que no se sabe nada: ni dónde puede estar el avión ni qué le ha ocurrido ni cómo ni por qué. Hasta ahora, ninguno de los restos hallados pertenecía al vuelo perdido. Los últimos, tres objetos de gran dimensión flotando en la área por donde pasó el avión, han sido detectados por un satélite chino, pero aún están pendientes de verificación. [Te contamos en recto las novedades de la desaprición del avión]

La búsqueda del instrumento, que cubría la itinerario entre Kuala Lumpur y Pekín, comenzó al noreste de Malasia, en las aguas fronterizas con Vietnam. Casi una hora después de despegar a las 00:40 del sábado (hora local), allí se perdió el contacto con la compartimento cuando volaba a 11.000 metros de altitud. «All right, roger that» («De acuerdo, entendido») fueron las últimas palabras del piloto cuando la torre de control de Malasia le comunicó que pasaría a estar debajo la rumbo del aeropuerto de Ho Chi Minh al entrar en sitio aéreo vietnamita. El mensaje, desvelado ayer por la acompañamiento aérea a los familiares de los pasajeros alojados en el Hotel Lido de Pekín, indicaba que todo iba bien en el vuelo, pero minutos después se evaporó del radar.

Ante la sospecha de que el avión hubiera caído al agua, la búsqueda se concentró primero en felicidad área, donde el Golfo de Tailandia se encuentra con el océano de China Meridional. Pero, a dimensión que transcurrían los días sin que ningún residuo hallado perteneciera al vuelo MH 370, la batida se ha ampliado ecuánime al punta opuesto de la Península Malaya, por donde discurre el comprimido de Malaca frente a Indonesia.

Según las lecturas de los radares, el avión perdido pudo haberse girado de su itinerario en completo vuelo y transformado el dirección sin avisar a la torre de control, como es preceptivo. Poco después de su desaparición, un radar militar detectó a las 2:15 de la madrugada un avión al noroeste de la isla de Penang, en la costa occidental de Malasia y a unos 400 kilómetros del paraje donde se perdió el contacto. Aunque algunas informaciones apuntaron al comienzo que era el Boeing 777-200ER de Malaysia Airlines, el jefe de las Fuerzas Aéreas, Rodzali Daud, lo desmintió ayer al afirmar que «es un instrumento no identificado que estamos tratando de comprobar con los expertos».

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes