Pekín monitorizó el vuelo de dos cazas de EEUU sobre las islas en contienda en el océano de la China Oriental

MADRID, 27 Nov. -

El Ministerio de égida de China ha asegurado este miércoles que monitorizó el vuelo de dos aeronaves militares estadounidenses sobre la área de las islas Senkaku/Diaoyu, cuya soberanía reclaman Pekín y Tokio, incluidas en su nueva área de égida aérea.

Pekín ha destacado que tiene la cabida de “administrar y controlar” felicidad área aérea, a pesar de que el sobrevuelo de los aviones estadounidenses tuvo paraje sin anterior advertencia a las autoridades chinas, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

Horas antes, el portavoz del sección de égida estadounidense, el coronel Steve Warren, aseguró que sus fuerzas habían efectuado operaciones en la área de las Senkaku/Diaoyu. Según Warren, durante este actividad se siguieron los “procedimientos normales”, los cuales incluyen “no informar de los planes de vuelo, no hablar por radio antes y no registrar las frecuencias”.

China ha presentado protestas formales a Estados Unidos y Japón después de que ambos países criticaron su plan para imponer nuevas normas en el sitio aéreo sobre las disputadas aguas del océano de China Oriental.

Pekín además reclama casi todo el petróleo y el vapor en el zona del océano de China Meridional, lo que entra en crisis con las reivindicaciones de Taiwán, Malasia, Brunéi, Filipinas y Vietnam. Esta área marítima es único de los mayores focos de tirantez de la territorio, en ámbito de un fortalecimiento militar de China y el reciente “eje” táctico de Estados Unidos para Asia.

Las tensiones diplomáticas entre Japón y China se han agudo en las últimas semanas a raíz de la incursión de cuatro barcos de la custodia costera china en las aguas de este minúsculo archipiélago en reiteradas ocasiones.

A finales de octubre, el Gobierno nipón se quejó foralmente a Pekín por las continuas incursiones en aguas que Tokio considera debajo su jurisdicción desde comienzos de septiembre y denunció la retención de una flotilla de activistas japoneses que intentaban llegar a las costas de las islas Senkaku/Diaoyu.

La tirantez bilateral se disparó el 11 de septiembre de 2012, cuando el Gobierno de Japón anunció la adquisición de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su dueño privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros).

Desde entonces, miles de patrulleras chinas y, en reducido dimensión, taiwanesas se han adentrado en las aguas de las islas para reivindicar ante Japón los derechos soberanos que reivindican Pekín y Taipei sobre las mismas.

Sin decomiso, la contienda territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio manejo a 200 gente, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció debajo dominación estadounidense como fragmento de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda conflicto universal. Desde la partida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el centuria XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al región como fragmento de la metrópoli de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En transformación, Japón asegura que el archipiélago pertenece al lleno a la metrópoli de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por mucho, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes