Rajoy y la representación de España llegan en dos Falcon y un avión belga a Roma

Sin novedad en el vuelo y aterrizaje del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la base militar de Roma, adonde ha acudido esta mañana junto a seis ministros y tres secretarios de Estado para participar en la cima Hispano-Italiana. No sería noticia si no fuera porque la representación española ha volado en dos de los Falcon que tiene la Fuerza Aérea para trasladar a autoridades y un tercer instrumento, de las Fuerzas Aéreas belgas, después de que el avión en el que viajaba el Príncipe, un Airbus A-310, sufriera su segunda avería en dos meses.

En cada Falcon caben doce gente y, dado que la representación está integrada por 25 gente, no cabían en dos aviones. Por ese causa se ha utilizado un tercer avión belga, en virtud de acuerdos internacionales suscritos. Fuentes próximas al Gobierno han explicado que este acto es usual entre los países aliados. Las Fuerzas Armadas disponen de dos Airbus A-310, utilizados para el traslado de autoridades, sobre todo miembros del Gobierno y la Familia imperial, con cabida para unos 60 pasajeros y una autonomía de vuelo de próximo de 10.000 kilómetros. Se trata de un prototipo cuya antigüedad tiene unos 30 años. Los Airbus entraron en servicio en España en 2003, para sustituir a dos Boeing 707 que cumplían la misma cometido. Se compraron de segunda mano a Air France y entonces se calculó que podrían tener una vida operativa de otros 25 años. El segundo Airbus se dirige a Honduras, tras la avería sufrida por el que estaba utilizando el Príncipe.

El Ejército del viento adquirió esos aviones para ampliar la cabida de transporte del 45 categoría de la Fuerza Aérea, creado en 1956 para viajes oficiales. Los Airbus operan desde la Base Aérea de Torrejón, y el Ejército abalorio también con cinco Falcon 900, con menos cabida (12 pasajeros) y autonomía de vuelo.

Rajoy ha llegado puntual a Villa Madama a las 12.55 horas. Ahí le esperaba Letta, quien le ha recibido con un fornido abrazo. Los honores militares se han suspendido por la chubasco que está cayendo durante toda la mañana en Roma. El presidente del Gobierno y el primer ministro italiano se han reunido en la Salla della Contessa, ante una chimenea apagada. Con Rajoy estaban algunos de sus colaboradores, como Álvaro Nadal, el director de su despacho Económica.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes