Un «Doñana» en la meseta castellana

En el corazón de la provincia palentina se encuentra lo que muchos denominan el Doñana de la meseta. Un grupo de tres lagunas repletas de agua y con un trasiego de aves durante la periodo de la migración. En estas fechas los humedales de la Nava, Boada y Pedraza, ‘cuelgan el letrero de completo’ ante la presencia de próximo de 30.000 aves de más de 40 especies. Estas bandadas llegan a Castilla y León escapando del frío norteño, y como detención intermedia antes de llegar al caliente continente africano.

Un «Doñana» en la meseta castellana

Según abalorio Carlos Zumalcárregui, técnico de la Fundación total Nature, en declaraciones a Ical, la género imperioso en las lagunas es el ánsar corriente o ganso, único de los principales reclamos turísticos de la área, que reciben visitantes británicos y europeos, por su vuelos en grupos de hasta 3.000 ejemplares. Esta género, explica Zumalcárregui, durante el día se traslada a los campos colindantes para alimentarse de cultivos y después vuelven al humedal para dormir con su particular graznido.

Pero el ánsar corriente no es el uno que utiliza las lagunas de la Comunidad como área de marcha, el silbón, la garza o el pato azulón. «Determinadas especies, algunos años han albergado casi el 40 por ciento de la demografía de aves acuáticas de España», señala el especialista, dando así motivos para que la área se haya acto con el apelativo de el ‘Doñana’ de la meseta. Durante el deporte 2010 aterrizaron en las aguas palentinas próximo de 35.000 ejemplares, un 20% del global patrio, y sólo superado por el propio Parque patrio de Doñana.

Principal área de la regiónical

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Entradas recientes